Escribir, repararse y avanzar

El acto de escribir, sobre todo a mano, tiene importantes beneficios cerebrales debido a que activa procesos básicos de nuestras distintas áreas del cerebro como la visual, las habilidades motoras y las capacidades cognitivas, entre las cuales se consideran la lógica y la memoria.



Sin lenguaje nuestros pensamientos no tendrían forma, por lo que esta práctica está orientada a realizar un balance sobre lo que sentimos, a registros emocionales y al desarrollo personal.


Escribir teniendo como objetivo el propio crecimiento es lo que denomino Escritura Enfocada. Esta práctica puede ayudarnos a ser conscientes de aquello que pensamos y a saber cómo gestionarnos, gracias a que potencia el autoconocimiento.


Es una actividad que nos permite descargar emociones, poner en orden las ideas, saber cómo reproducirlas fuera de nosotrxs e identificar todo aquello que nos genera bienestar y lo que no. También fomenta el uso de la actitud positiva, fortalezas y valores.


Trabajar desde la creatividad para centrarnos en nuestras metas, además de proporcionarnos una visión más clara sobre lo que queremos, nos da la posibilidad de dar a luz brillantes ideas para conseguirlo.


Debemos tener en cuenta también, que es muy importante mejorar nuestras habilidades de escritura para generar una comunicación más sólida, lo cual es un plus para nuestras capacidades laborales gracias a la adquisición de estilos y reglas gramaticales que se necesitan tanto en el ámbito personal, como en el profesional.


Escribe a mano, organiza tus días en una agenda física además de llevar un planificador digital. Obtendrás todos los  beneficios que mencionamos, sumados a los que aporta la planificación diaria. Rápidamente notarás los resultados.




Te puede interesar :



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo