Potenciar nuestra inteligencia emocional. Parte I

Actualizado: 8 jul

Las emociones no son suficientes para producir ideas. Lo más importante es percibirlas, identificarlas y ser capaces de expresarlas.


Una emoción es una respuesta psicofisiológica, algo que ocurre en nuestra cabeza y que genera cambios en el organismo. Los neurotransmisores llevan químicos y hormonas, por ej, el enfado lleva adrenalina, noradrenalina y cortisol, mientras que la alegría lleva serotonina, dopamina y endorfinas, como cuando hacemos ejercicio físico.


Una emoción, un sentimiento y un estado de ánimo, son cosas diferentes por su durabilidad. Una emoción dura unos segundos o minutos; un sentimiento dura dos días como máximo; y un estado de ánimo es una emoción que arrastramos durante días, meses o años, lo que podría ser una patología.


Al reconocer e identificar tus emociones, te conoces a tí mismx.


Conoce el vocabulario emocional

Todxs experimentamos emociones, ahora, debemos aprender a identificarlas. Las emociones no identificadas nos confunden y nos llevan a actuar de manera irracional y contraproducente.

Es necesario conocer el vocabulario emocional para entender lo que estamos sintiendo. Así sabremos diferenciar cuándo estamos "irritables", "frustradxs", "oprimidxs" o "ansiosxs", para luego comprender a qué se debe y qué debemos hacer al respecto.


Vive en empatía

La inteligencia emocional nos permite empatizar con lo que están sintiendo las personas que nos rodean. Esto nos hace más flexibles en las relaciones, haciéndolas menos conflictivas y más productivas.


Acepta el cambio

La vida cambia constantemente, por lo que debemos tener la capacidad de adaptarnos a esos cambios, sin dejar que los miedos nos paralicen, sino utilizándolos como aliados.


••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••


Te puede interesar:





13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo